Tineo – Nueva Ancud | Preguntas frecuentes

Preguntas Frecuentes

Proyecto Línea Tineo – Nueva Ancud

El proyecto consiste en la construcción de una nueva línea de transmisión de alta tensión que conectará las subestaciones Tineo (Llanquihue) y Nueva Ancud (Ancud). La línea tendrá una extensión aproximada de 95 kilómetros, con 251 torres, y cruzará seis comunas de las Provincias de Llanquihue y Chiloé en la Región de Los Lagos (Llanquihue, Puerto Varas, Puerto Montt, Maullín, Calbuco, Ancud).

Un objetivo central del proyecto Tineo – Nueva Ancud, mandatado por el Ministerio de Energía a través del Plan de Expansión del Sistema Eléctrico Nacional (SEN), es mejorar la calidad del suministro eléctrico de la zona y, en particular, de la Isla de Chiloé, donde podría haber una crisis de demanda si no se refuerza la actual línea que cruza el Canal de Chacao.

Dicha línea tiene 25 años de antigüedad y se estima que en 5 años más comenzará a saturarse. Además, no cuenta con redundancia (N-1) o respaldo, por lo que cada trabajo de mantenimiento o falla afecta el suministro de todos los habitantes de la Isla, razón por la cual la nueva línea se vuelve indispensable y ha sido mandatada por la autoridad.

Una vez que este proyecto esté en funcionamiento (2024), Chiloé tendrá mejor calidad de servicio y podrá administrar de mejor forma eventuales desconexiones.

La línea Tineo – Nueva Ancud tendrá su origen en la subestación Tineo, ubicada en la comuna de Llanquihue, y cruzará otras seis comunas de la Región de los Lagos. El trazado incluye el cruce aéreo del Canal de Chacao, entre los puntos más próximos de los sectores continental e insular, para llegar a Isla de Chiloé, donde atravesará por los sectores de Estero de Chacao, Butamanga, El Tepual, El Quilar, Pumanzano, para finalmente llegar a la Subestación Nueva Ancud.

En total serán 103 kilómetros de trazado, con 244 torres de alta tensión, que permitirán robustecer y dar mayor estabilidad al sistema de transmisión eléctrica en Chiloé y el sur de Chile.

Para diseñar el proyecto Tineo – Nueva Ancud se estudiaron más de 6 alternativas de trazado a través de un análisis territorial, ambiental, social y económico que priorizó la mínima intervención y permitió ingresar al Sistema de Evaluación Ambiental un recorrido que tuviera el menor impacto ambiental y social posible.

Para ello se realizó un completo estudio de línea base consistente en una descripción detallada en cuanto a ruidos, fauna, flora y vegetación, suelos, paisaje, campos electromagnéticos, medio humano, y patrimonio cultural y arqueológico. Su objetivo es evaluar los posibles efectos negativos de la construcción y operación de la línea sobre los elementos más susceptibles del medio ambiente.

Junto al estudio, se desarrolló un proceso de Participación Ciudadana anticipada, entre agosto 2019 y marzo 2020, en el que recogimos información, intereses e inquietudes a través de 77 reuniones que contempló 26 localidades y 16 comunidades indígenas.

En el marco del desarrollo de Tineo – Ancud, entre mayo de 2019 y marzo de 2020 se realizaron más de 70 encuentros con comunidades de la zona dentro del proceso de participación ciudadana voluntaria, lo que permitió presentar las principales características del proyecto, identificar oportunidades de mejora y hacer modificaciones de acuerdo a inquietudes comunitarias y medioambientales.

Luego, se realizó el proceso de participación ciudadana formal entre noviembre de 2020 y marzo de 2021, periodo de 18 semanas en el que se realizaron 24 actividades (tres de ellas virtuales debido a las cuarentenas). 

Actualmente, la compañía se encuentra abocada a contestar las observaciones que los servicios y la comunidad han hecho llegar al Servicio de Evaluación Ambiental, como parte del proceso de evaluación del EIA.

Como resultados de los estudios y las consultas se determinó, por ejemplo: que el cruce del Río Maullín será aéreo y alejado del cauce; que se desplazará la posición de más de 10 torres para no interferir con un espacio ceremonial Huilliche en la zona de Chacao; cambio de ubicación de huellas de acceso y obras temporales para evitar intervención en zonas de interé arqueológico, entre otras medidas. 

La construcción de la línea implica trabajos puntuales en cada torre; excavación, obras civiles, montaje de estructuras y tendido del conductor. Estos trabajos utilizan maquinaria menor para la excavación y el montaje, gran parte de los trabajos es manual.

Además de compromisos voluntarios, el Estudio de Impacto Ambiental presentado establece medidas de compensación para los impactos significativos:

– Plan de recuperación de bosque nativo al interior del Sitio Prioritario Río Maullín, con un propone un plan de reforestación para una superficie de 35 ha. La medida tendrá un enfoque de inclusión de género y pueblos originarios, pues se realizarán en convenios con mujeres viveristas nativas de Chiloé.

– Plan de apoyo para el rescate y fortalecimiento de prácticas culturales y productivas tradicionales de comunidades indígenas, a través de un fondo de inversión para el desarrollo de proyectos vinculados al rescate de especies propias del bosque, fomento de la cultura y fortalecimiento de las prácticas de procesamiento de estas especies.

Además de robustecer el sistema eléctrico, en el marco de estas obras, Transelec propone una serie de compromisos voluntarios con impacto positivo en lo social y lo medioambiental a nivel local, algunos de los cuales se describen a continuación.

Plan Maestro Territorial del Canal de Chacao

Se realizó una serie de entrevistas a diversos actores locales, instituciones y ONG para desarrollar un plan que sirva de guía sobre cómo poner en valor el actual y futuro contexto paisajístico del cruce del Canal de Chacao, y así potenciar la actividad económica local desde una dimensión turística. 

Este plan pondrá a disposición de las autoridades pertinentes y, para impulsar su ejecución, se construirán dos obras detonantes que serán definidas en conjunto con las autoridades y comunidades locales.

Plan de inversión social dirigido a ocho localidades aledañas

Su objetivo será implementar proyectos de desarrollo local para las localidades cercanas al proyecto, donde se instalarán mesas de trabajo con representantes de la comunidad para comentar, discutir proponer e implementar proyectos. 

Gestión comunitaria y socialización durante la etapa de construcción 

Se contará con encargados/as de comunidades para facilitar las comunicaciones durante toda la fase de construcción. Además, se habilitará un número telefónico, un correo electrónico corporativo, y buzones en los cuales se puedan depositar cartas con sugerencias, inquietudes, requerimientos, u otros. 

Consulta Indígena

Esta medida, que propone el proyecto dentro del “Plan de apoyo para el rescate y fortalecimiento de prácticas culturales y productivas tradicionales de cuatro Comunidades Huilliche” pretende ser un aporte al desarrollo y autonomía de dichas comunidades.

El actual suministro de energía de la Isla de Chiloé proviene desde una sola línea de transmisión que actualmente cruza el Canal de Chacao, sistema que no tiene respaldo o redundancia, como se llama en lenguaje eléctrico. Esto significa que ante fallas, mantenciones o incidentes eléctricos que ocurren al nivel de la transmisión en la única línea existente, todos los habitantes de la isla de Chiloé quedan sin abastecimiento energético.

Esta fragilidad en el suministro energético sumada a la necesidad de demanda futura de la isla, proyectada por las autoridades eléctricas hacia el año 2024, hacen imperativa la construcción de este proyecto de transmisión.

El proyecto de transmisión Tineo-Ancud le da redundancia al sistema en Chiloé, porque habilita una línea de respaldo a la actual existente.

Adicionalmente, es importante destacar que la Isla de Chiloé no tiene capacidad para autoabastecerse energéticamente, por eso requiere de líneas de transmisión que le provean de energía desde fuera de la isla. Si bien hay capacidad instalada desde centrales eólicas a nivel local, esta capacidad es variable, ya que cuando no hay viento, por ejemplo, no producen energía. Por otra parte, muchas de las centrales eléctricas de emergencia de Chiloé funcionan a base de fuentes contaminantes como carbón o petróleo.

El proyecto Tineo – Ancud fue adjudicado a Transmisora del Pacífico que es una empresa relacionada a Transelec, compañía de transmisión eléctrica con 70 años de experiencia en el sector energía (sus orígenes se remontan a Endesa) que transporta la energía eléctrica que ilumina al 98% de la población que habita entre Arica y Chiloé. Actualmente la compañía tiene más de 40 proyectos en desarrollo.

El Estudio de Impacto Ambiental del proyecto Tineo – Nueva Ancud fue ingresado al SEA en septiembre de 2020, proceso que toma de 12 a 16 meses. Se estima que su construcción comience en 2022 y que sea puesto en servicio el 2024.

Para la etapa de construcción de Tineo – Nueva Ancud, se ha priorizado el uso de la red vial existente (troncal, secundaria, y caminos intraprediales) en torno al área del trazado, lo que facilitará el acceso a los frentes de trabajo, y un mínimo de habilitación de caminos o huellas de acceso a torres u otros recintos.

Durante la etapa de movimiento de tierra del proyecto Tineo – Nueva Ancud (duración aproximada de dos meses) se estima una circulación de 6 a 8 camiones al día, de 8:00 a 18:00 hrs. Para las obras civiles (duración aproximada de 6 meses) el horario se mantiene, no obstante, la circulación de camiones baja de entre 4 a 6 camiones al día.

Los estudios ambientales llevados a cabo por especialistas no detectaron impacto significativo sobre ganado y animales ubicados en la zona de influencia del proyecto. De hecho, a lo largo del centro y sur de Chile es común observar ganadería bajo este tipo de proyectos.

No habrá afectación significativa por ruido a los grupos humanos. Con el objetivo de detectar puntos que pudieran estar fuera de norma y tomar medidas en forma anticipada, se realizó un estudio acústico en período diurno y nocturno, y de proyecciones de los niveles de presión sonora esperados en las diferentes fases de proyecto. Dentro de las medidas anticipadas, se destacan la implementación de barreras acústicas modulares que permiten enmarcar los niveles de ruido bajo los umbrales que define la normativa y, en algunos casos, la restricción de operación a maquinaria pesada. 

Respecto a la fase de operación, los niveles de ruido asociado al efecto corona, cumplen con el límite normativo.

El caso de Tineo – Nueva Ancud es similar al de otras instalaciones eléctricas. No hay evidencia concluyente que demuestre que la exposición a los campos electromagnéticos cause un daño a las personas. Basándose en una reciente y profunda revisión de la
literatura científica, la Organización Mundial de la Salud concluyó que la evidencia actual no confirma la existencia de ninguna secuela derivada de la exposición a campos magnéticos de baja intensidad (como lo son los que producen las líneas de alta tensión).